Usted se encuentra en: InicioZonas Arqueológicas del Estado │ Peralta
Zonas Arqueológicas del Estado
Zonas Arqueológicas del Estado
Peralta Peralta
Testimonio del Bajío prehispánico

Coordinador del proyecto arqueológico:
Efraín Cárdenas García

Peralta es uno de los sitios arqueológicos más grandes del Estado de Guanajuato. Habitado entre los años 300 y 900 d.C., su monumentalidad constructiva lo ubica como uno de los seis más grandes asentamientos de la tradición El Bajío y uno de los mayores centros cívicos ceremoniales de esta porción de occidente mexicano.

El contexto geográfico
Este sitio arqueológico se localiza en el municipio de Abasolo, al suroeste del estado de Guanajuato. Forma parte de la región conocida como El Bajío, la gran planicie aluvial del río Lerma. Las condiciones del entorno natural permitieron a las sociedades prehispánicas de este lugar disponer de agua en abundancia, suelos de gran fertilidad en la planicie y en las laderas, así como materias primarias como la obsidiana y la riolita.

La zona de monumentos
Peralta destaca en esta región por las dimensiones y diversidad constructiva. Su núcleo tiene una extensión de 75 hectáreas, mientras que la extensión total del sitio se aproxima a las 300. De la parte explorada, destacan varias construcciones: el edificio Doble Templo y Patio Hundido, el Recinto de los Gobernantes y el conjunto Templo-Recinto y Patio Hundido. Tres conjuntos más han sido parcialmente estudiados: La Joyita, La Crucita y La Luz de Quintana, ubicados en las proximidades del área nuclear. Los conjuntos de esta área son las cinco edificaciones mayores donde se realizaban actividades públicas y ceremoniales.

Peralta
Vista aérea del Recinto de los Gobernantes
Foto: Archivo INAH

El Conjunto 1, el Recinto de los Gobernantes (conocido localmente como La Mesita), es el mayor elemento arquitectónico de Peralta y una de las mayores plataformas asociadas con la tradición El Bajío. Se trata de un complejo rectangular de 147 por 130 metros de base y 12 metros de alto. La parte superior presenta una gran plaza o patio rodeado por una banqueta que sirvió como una especie de corredor. Un poco más arriba se observa una segunda banqueta sobre la cual se construyeron habitaciones y espacios de residencia de los gobernantes.

Un segundo patio hundido, cuadrado y de menores dimensiones, se construyó en la porción suroeste de la plataforma; este patio no ha sido estudiado y se trabaja para conocer sus características constructivas y las actividades que se desarrollaron en este espacio. Sin duda, el elemento más notorio de la plataforma es la estructura de planta circular ubicada en el lado oeste del patio. Ésta última muestra dos distintas etapas de construcción. Las excavaciones mostraron la existencia de un hoyo de poste, lo cual nos habla de la presencia del ritual de volador, semejante al que se realiza aún en la zona norte de Veracruz y en la Huasteca. Esta es la primera ocasión que se encuentran evidencias de este tipo de prácticas en esta porción de Mesoamérica.

El Conjunto 2, también conocido localmente como El Divisadero, es un espacio formado por un patio hundido y dos templos delimitando sus lados este y sur, una banqueta lateral en forma de “L” delimita los lados norte y oeste del patio. En total, el conjunto mide 85 metros en el lado norte y 79 metros en el lado oeste. Desde afuera mide 12 metros en su punto más alto. A un costado del Recinto de los Gobernantes se encuentra una roca con características peculiares, conocida localmente como “piedra de la campana”. Aunque la piedra es parecida a muchas que se encuentran a su alrededor, la composición física de ésta le permiten emitir un sonido similar al de una campana cuando es golpeada por otra roca.

Peralta
Detalle de las escaleras del Conjunto 2
Foto: Archivo INAH